Av. Segundo Anillo esq. Av. San Aurelio
Edif. CONALTID

Un informe reproducido por Los Tiempos dice que en México existen, al menos, 40 cárteles del narcotráfico, cada uno de ellos armado con un ejército, que por momentos actúan de manera coordinada y amenazan al ejército mexicano.

Salvador Rangel Mendoza, el obispo de Chilpancingo, capital del estado de Guerrero, tuvo en 2018 un intercambio de mensajes con el Gobierno de Peña Nieto. Dos de sus sacerdotes habían sido asesinados por los narcos porque habían cruzado una invisible frontera entre dos cárteles.

Envió una carta al Presidente para pedirle que, por favor, se dignara en informarle cuáles eran las fronteras que separaban a los cárteles de Guerrero, para que sus sacerdotes tuvieran el cuidado de no cruzarlas. Le estaba pidiendo el “mafiamundi” de ese estado.

Peña Nieto no respondió, pero como el obispo tenía urgencia de una respuesta, se fue a hablar con los capos de los cárteles y así pudo contar con el atlas de las mafias de su región, y sus sacerdotes pudieron seguir predicando el evangelio sin riesgo de ser acribillados por estos nuevos herejes.

Hace unos años, tuve la oportunidad de hablar con el expresidente de Colombia, César Gaviria, en el Foro Iberoamérica. A solas, le pregunté cuánto del territorio colombiano es controlado realmente por el Estado colombiano.

Me respondió sin demora: “40%”. Es que los colombianos no pueden mentir sobre ese tema. Los “guerrilleros”, como se les llama a algunos narcotraficantes armados, controlan amplios territorios en Colombia.

Lo que me llevó a la curiosidad de saber cuánto del territorio boliviano es realmente controlado por el Estado boliviano.

A ver. Todo el Chapare, una amplia región de Cochabamba, reclama ser un territorio ajeno a la soberanía boliviana. Obedece instrucciones que le llegan del exterior, de la red de coordinación de las fuerzas del narcotráfico, que ahora es mundial.

El exministro de Gobierno, Carlos Romero dijo que toda la región amazónica de Bolivia era incontrolable, lo que quita al control del Estado boliviano casi el 30% del territorio. Si a eso le añades los problemas que tiene el Ejército para controlar al contrabando de salida de la droga y entrada de mercaderías en los territorios de La Paz, Oruro y Potosí, le has quitado 20% al Estado.

Si te vas a San Matías, a Puerto Suárez, y vas avanzando hacia el oeste, encuentras Yacuiba, por donde quiere ingresar al país el cocalero prófugo, encuentras que, en realidad, el Estado boliviano controla, de veras, entre 30% y 40% del territorio nacional.

Los brasileños tendrían que hacer un ejercicio similar. El Primer Comando da Capital (PCC) tiene presencia en 14 estados de Brasil y el Comando Vermelho controla, nada más y nada menos, Río de Janeiro.

En fin, es necesario diseñar un mapamundi completo, que incluya a los espacios comprendidos por el mafiamundi.